Archive for junio, 2010


La Cueva del Pindal

Situada en un emplazamiento espectacular en uno de los preciosos acantilados del pueblo de Pimiango, la cueva de El Pindal es la primera manifestación del hombre prehistórico descubierta en Asturias (1.908). Forma par del Patrimonio Histórico Regional y fue declarada Monumento Nacional poco después de su descubrimiento.

Sus figuras, agrupadas en varios paneles y principalmente esbozados en trazo rojo, representan bisontes, caballos y ciervos, signos claviformes, de puntos e impresiones antropomorfas. Una de sus imágenes más famosas la compone el mamut con la mancha en forma de corazón, en el fondo de la galería.

Las pinturas se complementan con grabados asociados a diversos signos, destacando entre ellos la representación de un pez.

Estas muestras pictóricas pertenecen al Paleolítico Superior, en una imprecisa era postglaciar que se iniciaría hace 18.000 años y concluiría en el periodo Magdaleniense, 6.000 años antes de nuestra Era. Sus autores eran cazadores y recolectores, especializándose los últimos siglos en el marisqueo por el litoral marítimo, situado entonces más al norte del que hoy conocemos. Estos habitantes finales darían lugar al concreto período Asturiense dentro del citado Magdaleniense, caracterizado por sus útiles específicos para la tarea de la recolección de moluscos y crustáceos, y por la presencia de grandes concheros a la entrada de las cavidades.

Otras manifestaciones prehistóricas en Ribadedeva se encuentran en las cuevas de Mazaculos y de El Espinosu, mas la presencia de Túmulos y el recuerdo del desaparecido enterramiento del Molino Gasparín, entre los más antiguos estudiados en Asturias.

Anuncios

En estos días hemos podido leer en el periódico “La Nueva España” dos noticias que nos ayudan una vez más a ser conscientes del paraíso que nos rodea. A veces parece que lo bonito y lo exótico solo podemos encontrarlo en lugares lejanos. Parece que solo tomamos consciencia cuando pagamos por ello, como cuando haces un tour por la Amazonía en el que “garantizan” (dentro de lo posible, porque no dejan de ser animales salvajes que pueden estar o no), pero resulta que a nosotros nos rodea esa misma diversidad, también tenemos nuestros animales “exóticos” y característicos de nuestro ecosistema.

Si sales en esta época al jardín y prestas atención hay un montón de pajaritos con unos plumajes preciosos, y con unos cantares inigualables, pero parece que no tomamos conciencia. ¿Nos hemos planteado alguna vez que aquí podríamos hacer lo mismo que en esos tours tan fantásticos pero con nuestra fauna? pues no, porque parece que suena un tanto ridículo pensar en ir a ver jabalíes o corzos, pero tienes un papel tan importante como los del país lejano.

En nuestros mares también nadan delfines y otra gran cantidad de especies de cetáceos, el mar Cantábrico que baña nuestra costa es un lugar idóneo para estos mamíferos, como indica una de las noticias que dejó a continuación, lo cual indica una vez más la gran biodiversidad de nuestras aguas, y por otro lado parece que un ejemplar de foca común ha decidido pasar unos días de vacaciones en la playa del Sable, formada por la marisma de la desembocadura del río Nansa, en nuestra tierra vecina Cantabria.

http://www.lne.es/aviles/2010/06/14/canon-aviles-paraiso-cetaceos/928909.html

http://www.lne.es/oriente/2010/06/12/foca-trotamundos/928269.html

(No se por qué misteriosa razón los links no están activos… en cuanto lo averigüe trataré de resolverlo).

La Edad de Piedra, el más largo y oscuro período de nuestro pasado, dejó en Asturias gran cantidad de restos y señales.

Desde el siglo XIX, naturalistas y arqueólogos comenzaron a descubrir esta primera etapa del hombre, que se inicia cuando se irguió y comenzó a utilizar sus manos para fabricar instrumentos minerales que facilitaran su vida, hasta que los perfeccionó gracias al descubrimiento del metal.

El territorio que luego recibirá el nombre de Asturias, fue poblado muy pronto por primitivos grupos humanos. Hachas, puntas de flecha, arpones, y otros materiales de piedra y hueso, nos unen a esos primeros protagonistas de nuestra historia, nos revelan aspectos de su vida y nos aproximan a los orígenes.

Orígenes que brillan también en las paredes de algunas cuevas, donde grabados y figuras llenos de belleza y misterio son la primera página de nuestro patrimonio monumental.

Utillaje, arte parietal, incluso, una cultura conocida internacionalmente como asturianense, hacen destacable nuestro arranque histórico.

Desde Picu del Castiellu, ¿como no iban a elegir este lugar para vivir?

En las cavernas.

La presencia de nuestros antepasados en nuestra comarca se remonta miles de años. Sus huellas más evidentes las encontramos en abrigos y cuevas desde época paleolítica. Decenas de cuevas conservan sus vestigios en arte mobiliar y en pinturas rupestres y grabados. Del Auriñaciense –hace de 30.000 a 26.000 años-, el Gravetiense –de 26.000 años a 22.000 años-, el Solutrense –de 22.000 años a 19.000 años- al Magdaleniense -19.000 años a 13.000 años-. Es el tiempo del homo sapiens, nuestro antepasado directo. Una treintena de cuevas conservan el legado de los artistas del Paleolítico Superior, especialmente del Solustrense y el Magdaleniense. En ellas, las hoy distinguidas como Patrimonio Mundial por la UNESCO en julio del año 2008: El Pindal (Ribadedeva), Tito Bustillo (Ribadesella), Llonín (Peñamellera Alta) y La Covaciella (Cabrales).

(En un futuro, entraremos un poco más en detalle con algunos de los lugares mencionados aquí, por ser los que se encuentran en nuestro entorno más cercano).

En el periodo Epipaleolítico, además del Aziliense –de 9.000 años a 7.500 años-, una nueva cultura surge en este territorio, el Asturiense desarrollada por pueblos cazadores recolectores que ocuparon las cuevas de esta parte del territorio durante cuatro mil años. Descubierta por el conde de la Vega del Sella en la cueva El Penicial (Nueva de Llanes) y posteriormente en la de La Riera (Posada), esta cultura se caracteriza por la acumulación de concheros y el uso del pico asturiense como utensilio para la recolección y consumo de moluscos. De este período son las primeras construcciones capaces de sobrevivir el paso del tiempo, ligadas a ritos funerarios, enterramientos en  sepulcros megalíticos en los que la utilización de grandes piedras hicieron posible su permanencia a lo largo de milenios. Los Azules, en Cangas de Onís, el Molín de Gasparín, en Ribadedeva, o Peña Tu, en Llanes, son algunas muestras de estos enterramientos.

Con el Neolítico el avance cultural es importante. Se modifican las costumbres y aparecen nuevas técnicas entre las que se incluye la elaboración de vasijas de cerámica a la vez que se explotan recursos naturales como la madera. Aparecen entonces los monumentos megalíticos, dólmenes como el que alberga le ermita de Santa Cruz, en Cangas de Onís. Sin embargo, poco conocemos de la época de los metales, apenas algunas galerías mineras posteriormente utilizadas como lugar de enterramiento, o algunos castros como el del Picu El Castru, en Caravia, o estelas como la de Duesos en el mismo municipio, o de Abamía, en Cangas de Onís.

Mirando desde Pimiango

Vista desde el pueblo de Pimiango, donde nos encontramos con la cueva de El Pindal.

(Texto recopilado de los libros: “Piedras con encanto” – Guía del Patrimonio Monumental de la Comarca – y “La Historia de Asturias para los niños) de los cuales seguiremos echando mano).

A raíz de la apertura de este cuaderno de bitácora surgió la idea de rebuscar entre nuestro pasado, para saber un poco más sobre las cosas que esconde nuestro entorno y qué mejor sitio para ello que pasarse una vez más por la Casa de la Cultura de Colombres, capital del concejo de Ribadedeva, donde se alberga la biblioteca municipal entre los muros de esta maravillosa casa de Indianos conocida como la Casa de Piedra. Seguramente, volveremos a mencionarla pronto entre nuestras líneas.

Pues bien, una vez allí le comenté a Javi mi propósito de ir encontrando anécdotas y cosas curiosas de la zona, con la intención de ir recopilando datos que compartir en mi página. Porque si algo tiene esta comarca es Historia desde tiempos inmemoriales. Así que con su agradable compañía y con ayuda de su conocimiento nos adentramos en las tripas de la biblioteca para rebuscar entre las estanterías libros donde pudiera ir encontrando cosas interesantes. Y aquí estoy, sumergiéndome en las páginas de un par de tantos libros, adentrándome en la historia que esconde este lugar.

En estos días iré compartiendo la sabiduría de esas páginas y dando a conocer parte de mi entorno. Seguiré un orden cronológico para mantener una línea de tiempo y no entremezclar épocas, pues ya nuestros antepasados decidieron que este entorno acogedor de praderas, media montaña y mar era un buen lugar para vivir, lleno de posibilidades, y nosotros solo seguimos sus pasos.

Comenzaremos remontándonos a la vida de aquellos antepasados, pero habrá que esperar a mañana…

Mientras tanto, aquí dejo alguna de esas imágenes que se pueden encontrar sin falta de ir a buscar fuera de los muros del jardín, unas gotas del fresco rocío y el detalle de una de las flores de las frondosas borrajas.

(Los comentarios pertenecen a Ignacio Silva, que cuando vio las fotos en http://www.fotocommunity.es/pc/pc/mypics/1475759 le inspiraron tales palabras, y ciertamente me creo queeran apropiados).

flor de borraja

Sabes? al ver esta flor, me he puesto a pensar... no será que refleja aquellas personas pocos sociables, las cuales, para evitar amistad forman en su entorno "espinas" como aquellas diminutas que se ven, para que se alejen? Es un arrebato mio al pensar eso, pero me de cierta analogía.

rocio sobre el rosal

una pequeña mirada en detalle a una de tantas maravillas

gotas de cristal

Rocío... cristales, o perlas como diría un amigo escritor, que se posan cada mañana para decorar con sublimidad las hojas de cada planta... Al ver el rocío mis pensamientos cabalgan a los días de primavera en el campo de mis abuelos: mañana muy fría, pero con alegría, por qué? porque el sol da pequeños arco iris al cruzar sus rayos por cada gota...

Soy una casa de 1750 de estilo barroco popular, restaurada cuando corría el año 92, de la mano y bajo el mimo de Nuria Juez y Ángel Gascón. Ahora diríase que les ha tomado el relevo la que por aquellos años era una niña que correteaba y jugueteaba por el jardín.
Ahora es esta misma niña quien ha tomado la decisión de seguir dándome vida.

el porton que abre mis muros

Como es de imaginar por mis años, tanto en mi interior como fuera de mis muros han ocurrido muchas cosas que intentaré ir recopilando para enseñar un poquito de lo que me rodea.
Berenguela, mi nueva gerente, será quien lleve de su mano este blog y bajo alguna de sus capturas fotográficas seguramente también vaya mostrando el día a día (o igual semana a semana, o mes a mes) de este lugar y un poco también de su vida. En sus ratos libres siempre intenta cautivar con su cámara aquello que más le llama la atención, bien sea unas gotas de lluvia sobre la hoja de uno de los rosales de mi jardín o la captura de algún bonito paisaje.

Esperemos que disfruteis de nuestra aportación para conocer la naturaleza y la mágia que rodea a este encantador lugar.

rinconcito en el jardín

Sentémonos a disfrutar…

En un lugar privilegiado, cerca del mar Cantábrico y de los Picos de Europa, en la ribera izquierda del río Deva se encuentra el pueblo de Villanueva de Colombres. Uno de los pueblos más hermosos del oriente asturiano.

Somos un pequeño alojamiento rural situado en una antigua casa del siglo XVIII, restaurada con todo el mimo y respeto a sus más de 200 años.

La intención ha sido crear un alojamiento idóneo para aquellos que buscan el reencuentro con la naturaleza, con sus raices culturales o consigo mismos.

¡¡Bienvenidos a La Casona!!

Con este blog surge la idea de ir mostrando poco a poco detalles que nos rodean, bien con fotos o con algunos posibles relatos e historias curiosas de la zona.